sábado, 5 de enero de 2019

Ilusión taurina


Hace unos días vi en Twitter, en la cuenta de AlliveSSevilla (@AllivesSevilla),  una imagen de la Cabalgata de 1955, en la que los SSMM fueron encarnados por D. Juan Belmonte, D Juan Ignacio Luca de Tena y D. Antonio Leal Castaño

Esa foto, que me encantó y que he rescatado del archivo familiar, me recordó una asignatura que tengo pendiente desde hace tiempo y que no es otra que no dejar morir la memoria de mi abuelo y plasmar de alguna manera su apasionante vida, tan unida a la ciudad de Sevilla, al mundo del toro y al Sevilla FC.




Como ni mi tiempo ni mis capacidades literarias me permiten escribir un libro, empezaré a rescatar esa memoria en este blog que hoy inauguro.

Me centraré solo en la parte taurina, afición inculcada por mi padre de manera directa, pero en la que mi abuelo tuvo una importancia decisiva, pues durante muchos años ejerció como cirujano jefe de la Maestranza de Sevilla a la par que era el médico del Sevilla FC.

Aprovecharé también el blog para rememorar episodios históricos de la tauromaquia, comentar la actualidad taurina y resaltar los eventos taurinos que Dios me permita vivir en primera persona. Tranquilos que no hablaré de futbol.

La foto que publico de la Cabalgata de 1955 me lleva a inaugurar el blog  un día tan señalado como el 5 de enero. Día de la Cabalgata, día de la ilusión por antonomasia y día taurino donde los haya.  Observamos de izquierda a derecha a Juan Belmonte, El Marqués de Luca de Tena y Antonio Leal.
Esta es solo una muestra de lo taurina que es la Cabalgata de Sevilla y de la vinculación que siempre ha tenido con el mundo del toro en cualquiera de sus facetas.

Basta solo recordar que la Cabalgata del Ateneo de Sevilla sale por vez primera en el año 1918 desde la sede del Teatro San Fernando en la calle de Los Lombardos, hoy Muñoz Olive, pero que ya  en 1919 comienza a salir desde la Real Maestranza, lugar de organización e inicio de su recorrido durante más de treinta años.
Foto de la Cabalgata de 1919, primera vez que sale de la Plaza de Toros de Sevilla.



El primer torero que encarnaría a un Rey Mago fue Miguel Baéz “Litri” en 1950. Luego un enorme elenco de matadores de toros recorrieron las calles de Sevilla.
Juan de Dios Pareja Obregón ( 1953), Juan Belmonte (1955), Gregorio Sánchez (1956), Jaime Ostos (1958), Manolo Vázquez (1959) Pepe Luis Vázquez (1960), Diego Puerta (1965), Palomo Linares (1967), José Luis Parada (1971), Curro Romero (1974), Antonio Ordoñez (1976), Espartaco (1987) y Eduardo Dávila Miura (2013). El toreo a caballo también tuvo su rey mago cuando Álvaro Domecq salió en 1966
A esta nómina se unen ganaderos como Fernando de la Cámara (1959) José Luis de Pablo Romero (1964), Javier Guardiola (1969), Eduardo Miura (1972) y Gabriel Rojas (1975).
Diodoro Canorea, empresario de la Plaza, salió en 1982 e ilustres Maestrantes siempre han figurado en el cortejo real.
Pido disculpas si olvidé a alguien relacionado con el mundo del toro.
Comienzo pues este blog taurino en el día de la ilusión por excelencia recordando aquella Cabalgata de 1955.
El diario ABC del 6 de enero de 1955, que como curiosidad tenía 38 páginas y se vendía al precio de 1 peseta, abría con el siguiente titular:


Cito parte de la crónica a continuación, porque creo que resulta muy significativo si las comparamos con las que se hacen en la actualidad se trate del asunto que se trate. 
“ En la confluencia de la calle Menéndez Pelayo con la Avenida de Cádiz, los Reyes  descendieron de sus tronos y acompañados de sus pajes, el Presidente del Ateneo, directivos y organizadores, se dirigieron en autocar a los centros de beneficiencia en los que habían de hacer personalmente la distribución de los juguetes y golosinas.
Fue el primero de dichos centros el Hospital San Fernando de la calle Cardenal Cervantes, donde los Monarcas, a los sones del Himno Nacional, fueron recibidos por el Alcalde, varios capitulares y personal rector del establecimiento. Los niños de ambos sexos allí acogidos se agolpaban en el patio, engalanado con gallardetes y reposteros. Melchor, Gaspar y Baltasar, después de adorar al Niño Jesús, entre el continuo palmotear de los pequeños ocuparon sitiales bajo rojo dosel. Acto seguido comenzó el reparto , que como siempre fue rico en emociones.”
Una delicia de extracto de crónica sin lenguaje de género,  ni complejos ante el Himno Nacional o la Adoración al Niño Jesús.
Mi madre, en una época en la que las mujeres no podían salir de paje de los Reyes, aprovechando el maquillaje negro tuvo el privilegio de acompañar a mi abuelo en el Cortejo. Quizás fuera la primera mujer que salió de paje con un Rey Mago en Sevilla. Faltó poco para que no lo hiciera porque poco antes de salir la Cabalgata uno de los palos que sujetaba el dosel de la carroza cayó sobre su cabeza y mi abuelo , ante la atónita mirada de los ateneístas, exclamó ¿Te ha pasado algo, hija mía?.
Ella recuerda que Juan Belmonte era muy callado y prácticamente no habló en el tiempo que coincidieron. De hecho en los discursos que los Reyes Magos pronuncian en la cena que el Ateneo ofrece tras la Cabalgata solo hablaron D. Juan Ignacio Luca de Tena y mi abuelo.
Cuando Juan Belmonte sale de Rey Mago tiene 63 años y estaba mayor. Llevaba mucho tiempo retirado como matador de toros. Siete años más tarde moriría
Mi abuelo coincidía mucho con Juan Belmonte en la tertulia de “Los Corales” en la calle Sierpes.
Belmonte era íntimo amigo de Rafael “El Gallo”. Recuerdo a mi abuelo contando que El Gallo siempre decía que Belmonte y él eran tan amigos que a veces pasaban cinco horas juntos sin hablar a lo que añadía “hay muchos amigos con los que se puede hablar  mucho tiempo, pero pocos con los que se pueda estar callado mucho tiempo”.
Cuando los Reyes visitaron el Hogar de Beneficiencia, Juan Belmonte se acercó a mi abuelo y le dijo. “D. Antonio, que alegría ser niño y tener tanta ilusión aunque no tengas  “na”. A muchos mayores que pensamos que tenemos “de tó” nos haría falta la ilusión de estos niños”.



En la imagen con la que cierro el blog por hoy se ve al Dr Leal escuchando las peticiones de un niño con la mirada de Juan Belmonte al fondo, que lo dice todo.

Amigos, no perdamos la ilusión, ni en este día ni en nada de lo que hagamos. 
Que Dios reparta suerte.   


19 comentarios:

  1. Magnífica redacción de los orígenes de la tradición taurina en una fecha tan señalada como la de hoy.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, Manolo, ya te lo he comentado. Muy bonita la idea de no permitir que se olvide a nuestros mayores, más por estos medios que son los que usan nuestros hijos.. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  3. Magifica iniciativa Manolo. Por desgracia no tengo muchos recuerdos de mi niñez con el abuelito, ya que falleció cuando yo era muy pequeño, pero su memoria siempre ha estado muy presente en la vida de nuestra familia.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena Manuel por este Blog. Nos dará muchas alegrías. Tu Tertulia te desea lo mejor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a la Tertulia, donde aprendo tauromaquia cadavez que voy. Excelentes aficionados y mejores personas

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias, campeon. Joven aficionado ya identificado. Mi hijo Mauricio que me acompaña a múltiples festejos y evemtos

      Eliminar
  6. Enhorabuena Manolo por tu gran abuelo y por esta magnífica iniciativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Eduardo. Gran cirujano que sabe lo que significa lidiar en ese campo. Un abrqzo

      Eliminar
  7. Qué bueno, Manolo. Enhorabuena. Me ha encantado. Qué interesante, qué ameno. Espero leer muchas cómo esta a partir de ahora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ignacio. Me halaga tu comentario pies eres persona culta y con sensibilidad especial para temas de este tipo. Intentare que sigas leyendo muchas similares. Un abrazo

      Eliminar
  8. Manolo me ha encantado
    No tuve la suerte de conocer a nuestro abuelo me parece increíble
    Muchas gracias
    Gonzalo Leal-Graciani

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena al autor del recién estrenado blog por su magnífica idea. Está primera entrega, me ha llevado a otros tiempos entrañables, que recuerdo con gran ilusión. Qué gran abuelo, y que felices momentos vivió el Dr. Leal !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julio. Se tu gran nivel de exigencia en todo y me motiva tu comentario. Reflejaremos anecdotas acontecidas en tu barrio del Arenal. Un abrazo

      Eliminar

Los gestos de Jaime Ostos

El pasado 6 de junio de 2018 tuve la suerte de asistir en Madrid a la corrida de la Beneficencia. En los prolegómenos de la corrida c...