domingo, 3 de marzo de 2019

La recompensa a la constancia


"El hombre en busca de sentido" debería ser un libro de obligada lectura para todos los seres humanos. Fue escrito por el Dr Viktor Frankl tras sobrevivir a varios años como prisionero en un campo de concentración en condiciones extremas. En el libro explica el proceso psicológico por el que pasa un ser humano en esas circunstancias e insiste en como el hecho de tener un motivo por el que luchar te ayuda a superar las condiciones más extremas.

" Es posible privar a un hombre de todo , salvo de una cosa: la última de las libertades humanas, la de elegir la propia actitud, la propia línea de conducta, cualesquiera que sean las circunstancias. Es esta libertad espiritual, que no puede ser arrebatada, lo que otorga un significado y un rumbo a la vida".

Escuchando a Juan Ortega y a David de Miranda el pasado 26 de febrero en la XVII edición de"Lecciones Magistrales" de Aula Taurina-Sevilla no pude evitar recordar este párrafo de Viktor Frankl.

Dos toreros con una impresionante fuerza interior para superar contratiempos. En las jornadas , además de mucha tauromaquia, se tocaron temas tan trascendentes como la cercanía de la muerte, las motivaciones personales, los sueños de la vida, los miedos que nos acechan a todos y la manera de afrontarlos, los estados de ánimo, la mentalidad con la que afrontamos cada momento, la dosificación de las emociones, el apoyo familiar, el papel de los padres en la vida de los hijos y la importancia de la exigencia de estos para con sus hijos, el reconocimiento de los propios errores, nuestras inseguridades, el rendimiento bajo presión, la constancia , el esfuerzo , la importancia del dialogo y muchos otros que intentaré desglosar en esta entrada.

El evento estuvo presidido por el Presidente de Aula Taurina, Miguel Serrano, y magníficamente moderado por el periodista Emilio Trigo. Como todo en la vida una buena preparación previa sienta las bases de un gran trabajo y sin duda Emilio preparó con esmero el encuentro y eligió con detalle el hilo argumental y las preguntas a realizar. Como tuve ocasión de comentar con él al felicitarlo al final del acto fue una conversación profunda donde además de toros se habló de valores y de filosofía de vida. Enhorabuena Emilio.

Emilio Trigo, David de Miranda, Juan Ortega y Miguel Serrano

Con Juan Ortega he tenido ocasión de compartir mesa y mantel y de conversar sobre su trayectoria, su carrera y su planteamiento de vida. Me parece un torero con un gusto exquisito  y con  un planteamiento vital muy serio y cabal. No lo ha tenido fácil pues compaginó sus inicios en el mundo del toro con su carrera de Ingeniero Agrónomo. Gran mérito y sacrificio.

Tras grandes éxitos como novillero toma la alternativa en Pozoblanco de la mano de Enrique Ponce y con Manzanares de testigo. Y tras la alternativa un parón tremendo. Del éxito de novillero al ostracismo como matador.

Pero eligió su actitud. No culpó a terceros. se miró a si mismo y estudió donde debía mejorar. " Si no llega a ser por el parón no me doy cuenta de donde había fallado". Primera lección magistral de la tarde. No culpó al entorno, ni al sistema , ni a terceros. Si las cosas no estaban saliendo algo tenía que hacer diferente. ¿ Cuántas veces tendemos a culpar a otros de lo que no sale bien y no tenemos la humildad de mirarnos a nosotros mismos para ver que parte de culpa tenemos en nuestros propios fracasos?

Me llamó la atención que, tras ver el fabuloso video que había preparado Emilio Trigo como introducción del acto, el primer comentario de Juan fuera que siempre que veía un video suyo tendía a fijarse más en los defectos que en las cosas buenas. Quizás demasiado autoexigente y perfeccionista, pero creo que lo es en su justa medida y siempre con el afán de corregir los defectos que sólo uno mismo es capaz de ver cuando tiene en la cabeza algo mejor de lo que el publico considera casi perfecto.

Ese parón, a la vez que le ayudó a ver donde había fallado, también le hizo dudar en algunos momentos . Dos años casi sin torear apenas hasta que el 15 de agosto de 2018 se anuncia en Madrid.

 En todo ese periodo la importancia de tener un sueño fue vital para seguir trabajando día a día. La obsesión por querer conseguir ser figura del toreo le hacía levantarse cada día para alcanzar ese objetivo.

Contaba con mucha gracia que en otras ocasiones que había toreado en Madrid llegaba al patio de cuadrillas y se preguntaba quien era el arquitecto que había diseñado aquello porque sólo veía en el oscuridad y tristeza. El 15 de agosto lo vio con otros ojos. El patio era el mismo, pero hasta le pareció luminoso. Nuestra mentalidad y estado de ánimo condicionan nuestras acciones y el pensamiento condiciona el sentimiento.

Ese día estaba mentalizado que iba a plasmar todo su toreo. Y vaya si lo hizo. Ante el segundo de la tarde , de nombre "Lisonjero", bordó el toreo tanto en el capote como en la muleta. Una faena con gusto y elegancia que conquisto a los aficionados de Madrid y que trascendió a toda la España taurina. Cortó una oreja de ley.



El triunfo en Madrid le dio la seguridad de que estaba en el camino correcto y le proyectó en el mundo del toro con una visibilidad que hasta ahora no tenía. " Aquella actuación vino a demostrarme a mi mismo que tengo razón y que valgo para ser torero".

¿Quién no ha necesitado un éxito para reafirmarse alguna vez en su vida?

Este año puede ser el de su definitiva consagración. De momento se anuncia el Domingo de Resurrección en Madrid y tiene cerrada una tarde en San Isidro. Una pena que haya quedado fuera de los carteles de Sevilla.

Sin duda en este camino aparecerán otro tipo de  lisonjeros. Pero me consta que el diestro tiene la suficiente madurez , sentido común y humildad para lidiarlos con la elegancia que le caracteriza y seguir en la misma senda que cuando apenas ha toreado. Tiene la cabeza "muy bien amueblada" , es un torero de los pies a la cabeza, sabe muy bien lo que quiere y la manera de conseguirlo. Si a todo eso le unimos su excelente actitud y el estado de ánimo que transmite , este año vamos a ver cosas grandes.

El 28 de agosto de 2017 David de Miranda toreaba en la bella plaza de Toro (Zamora). Un toro llamado "Desencanto" derribó a uno de los caballos de picar y se ensañó con él propinándole una cornada que hizo sangrar abundantemente al equino. Se vivió una escena de otra época pues subalternos y empleados tuvieron que sacar al caballo "Fortuna" de la plaza arrastrándolo y cubierto por una lona. El caballo fue operado sobre la marcha por el veterinario. Pero lo peor de la tarde estaba por llegar. Al inicio de la faena de muleta "Desencanto" dio un tornillazo a David de Miranda sin cornada pero elevándolo a una altura considerable desde la que cayó al suelo con el cuello. El torero quedó inconsciente sobre el ruedo e inerte. Fue trasladado al hospital de Zamora, pero ante la gravedad de las lesiones esa misma noche lo llevaron a Salamanca.








El pronóstico era desolador. tenía varias fracturas vertebrales que auguraban una difícil recuperación. Se dudaba que volviera a poder andar, por lo que volver a torear era una quimera que nadie ni siquiera se planteaba. Nadie salvo él.

Inició un proceso de recuperación inaudito. Tras una primera operación tiene que volver a revisión y se le detecta una lesión medular, que le produce fuertes calambres, así como pérdida de sensibilidad en las extremidades. En el diagnóstico inicial le llegaron a decir que no podría volver a correr, ni conducir ni mucho menos torear.

 Pero como él mismo dijo "el torero salvó al hombre".

Nada iba a poder con su sueño de ser torero. Es consciente que si algo te motiva consigues todo. Cuando tienes un objetivo puedes hacer cosas que ni te imaginas siempre que tengas claro el objetivo.

Con ese objetivo en mente se levantaba cada mañana para afrontar esfuerzos titánicos superando el dolor, los desánimos y la incertidumbre de no saber que pasaría.

Tiene que ser internado en la Clínica Asepeyo de Madrid durante casi siete meses.



El toro "Desencanto" cornearía al equino "Fortuna" y volteó al diestro, pero no fue capaz de provocar en David ni un ápice de desencanto para tener la fortuna de volver a torear dándole la vuelta por completo a la situación.

Aunque parezca increíble ,un año después, el 3 de agosto de 2018 , reaparecía en la Plaza de Toros de la Merced en Huelva anunciándose con Morante de la Puebla y Manzanares. La ovación que el publico le tributa al iniciar el paseíllo quedará siempre grababa en su memoria. Tuvo que dosificar las emociones en ese momento y honrando a su profesión, sin un atisbo de duda ni de inseguridad realizó una de las faenas más completas que se recuerdan en la Plaza de la Merced. Le concedieron dos orejas y salió a hombros junto con Morante, que ese día toreo espoleado por el triunfo que en el tercero de la tarde había obtenido David.



Pero no quedó ahí la cosa. Ese mismo mes de agosto vuelve a Toro (Zamora). Un año y un día, como una condena, después de la terrible cogida.  Pero no se amilanó. El mismo decía que afrontar el miedo es la mejor manera de superarlo. Toreo con López Simón y José Garrido. Ambos brindaron un toro a David de Miranda que tras deshacerse el paseíllo recibió una de las ovaciones más cerradas que se recuerdan en la plaza de Toro. Cortó tres orejas ese día. Alguna crónica de aquel día señalo que "toreó con mucha verdad y la sencillez de los toreros de alma limpia".





Alma limpia que nos transmitió en cada una de sus intervenciones. Hay que ser muy valiente para manifestar delante de un auditorio abarrotado que lo que más le dolía de la cogida era estar fuera de casa alejado de su madre y de su familia.

Tras finalizar el acto me acerque a saludar y felicitar a su madre. Por el ejemplo que su hijo nos había transmitido esa tarde a los que no lo conocíamos, por los valores que como madre había inculcado a su hijo y por el apoyo que le prestaba en todo momento a pesar de que para ella no sería fácil ni por la profesión escogida ni por no haber tenido antes ninguna vinculación con el mundo del toro.

Tuve el privilegio de que , sin conocerla de nada, me contase como tras la muerte del padre del diestro ella había asumido el papel de ambos, que se encontraba en la plaza de Toro el día de la cogida y como vivió esos angustiosos momentos del traslado a la clínica y posterior traslado a Salamanca, así como todo el proceso de recuperación. También me detalló lo que sintió al ver el vestido de torear del día de la reaparición en Huelva. Aún se me ponen los vellos de punta al recordar la conversación con la madre del diestro que me dio un ejemplo casi mayor que el de su hijo.

También al finalizar el acto tuve la oportunidad de conocer a Jacinto Ortega, padre de Juan, que fue quien inculcó a su hijo la afición y que de manera exigente, como dijo el propio Maestro , le fue ayudando a mejorar. Sin esa exigencia quizás no estaría hoy donde esta. La permanente sonrisa de Jacinto no era sino el reflejo de la alegría del éxito de su hijo.

Ambos tenían una cosa clara. Que si a sus hijos eso era lo que les hacía feliz ellos estarían siempre a su lado para apoyarlos, pero también para exigirles.

Tras ser padres entendemos  muchísimo  mejor los esfuerzos, preocupaciones y apoyo indondicional que recibimos de nuestros padres y que la exigencia forma parte de ese apoyo.

Como padre entiendes que debes apoyar siempre las decisiones de tus hijos ayudándoles a que elijan el camino que les haga feliz, aunque , como en el caso de los toreros, sea una causa de permanente sufrimiento o no termines de ver clara su decisión. Pero si es la que les hace feliz es la que deben tomar. 

Para finalizar Emilio Trigo introdujo el siempre interesante tema del miedo. Todos tenemos miedos. Juan Ortega reconoció que antes de conocer a Pepe Luis Vargas, su apoderado hasta hace unos días y Maestro diario en sus entrenamientos le daba vergüenza hablar del miedo.

Destacó la importancia que para él habían tenido los diálogos con Pepe Luis Vargas hablando de la historia de la tauromaquia, de conceptos del toreo, de grandes figuras, de cuando "el toro se asoma por debajo de la cama" , de lo divino y de lo humano, Todo eso la ayudó a ordenar su mente y ordenar su toreo.

Hoy no siente vergüenza al decir en publico que su mayor miedo es su fracaso interior.

David de Miranda afirma que el suyo es el "miedo a no ser yo mismo".

Profundas sentencias  de ambos que nos deben llevar a preguntarnos cuales son nuestros miedos abarcando conceptos tan metafísicos como el fracaso interior y la pérdida de la propia identidad que nos impida ser nosotros mismos.

" El mayor triunfo es ser fiel a uno mismo, la personalidad y la afición son pilares fundamentales".

Dos Maestros con mayúsculas que , como dijo Emilio Trigo, "torearon con la palabra con un verbo fácil, transparente y natural"en las entrañas de la Maestranza y que con la actitud que tienen y el estado de ánimo que transmiten harán una magnifica temporada.




Si en la grandes tardes de toros en la Maestranza uno vuelve a casa toreando imaginariamnente por el Paseo de Colón, tras la conferencia volvía por los aledaños de la Torre del Oro con el alma revuelta tratando de asimilar  tantos conceptos vitales como se habían tratado esa tarde y con la certeza de haber recibido varias lecciones magistrales.

Enhorabuena y gracias a todos los citados en estas reflexiones porque de cada uno de ellos me llevé mucho esa tarde.






6 comentarios:

  1. Bravo. Como siempre, muy interesante. Tu relato taurino, una muy buena reflexión sobre la enjundia de la vida. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena Manolo. Magnífica crónica que enlaza la Tauromaquia con la propia Vida de esos dos grandes Maestros.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda mi favorito por el momento!

    ResponderEliminar
  4. Muy bien traído la comparación de personas sin libertad pero que gozaban de la libertad de la ACTITUD...fundame tal en la vida de los toreros y fundamental en los familiares de los mismos para que triunfen....y esta ACTITUD. ...Se puede llevar a todos los terrenos de la vidas ....que nada ni nadie nos cambie la BUENA ACTITUD que nos enseñó nuestro abuelo y nos enseñan día a día nuestros padres .

    ResponderEliminar
  5. Una vez más impresionante el escrito. Sobre todo para los que no sabemos mucho del mundo del toro, aunque nos fascina. Ayuda sobre manera la comparación con la vida, con el día a día. No son los hechos, sino cómo los encaramos. De nuevo Manuel, mi enhorabuena por acercarme a todo lo que representa el toro de una forma tan sencilla y a la vez tan grande.

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena Manolo! Magnífica forma de enlazar los valores con la tauromaquia. Gracias por compartir tus vivencias y conocimientos de esa manera tan elegante que te caracteriza, sumergiéndonos en un relato apasionante incluso para los que no entendemos de toros como es mi caso. Me voy a permitir utilizar esta expresión porque para mi siempre lo has sido, lo eres y lo serás. Enhorabuena Maestro!!

    ResponderEliminar

Hoy se torea en el Cielo por chicuelinas

Decían de él que toreaba como los ángeles y que sus muñecas eran de cristal por la suavidad con la que mecía el capote. Cuentan que ha entra...